Hoy, 8 de Junio, de manera especial te recordamos P. Emiliano, dándole gracias a Dios de que te envió como sacerdote misionero del Sagrado Corazón, a estas tierras dominicanas y al mundo  entero, y a imitación de Jesús, pasaste entre nosotros haciéndonos siempre el bien!

Partiste, sí, pero nos dejaste el perfume de tu presencia, con recuerdo y olor de Cristo.
Tu ejemplo nos sigue enseñando que tú, el misionero moriste, pero sigues vivo en la misión que hoy tu Comunidad y muchos en el mundo siguen con ardor, animados por tu ejemplo de vida evangelizadora.

“¡Murió el Misionero, pero la misión sigue!”

¡Que Dios te premie buen Emiliano! ¡Gracias por haber sido tan bueno con nosotros!

¡Ánimo hermanos…y que la Caravana siga caminando!

Con un fuerte abrazo fraterno,

María Armenteros Malla
Directora General CSCV

Empieza a escribir y pulse Intro para buscar